Home / Literatura / Cien caballos en el mar, de Alfonso López Corral
Editorial Paraíso Perdido, 2017, relatos
Editorial Paraíso Perdido, 2017, relatos

Cien caballos en el mar, de Alfonso López Corral

Ya en varios artículos publicados he escrito que el género cuento -dejando a un lado a la poesía- es de los más marginados en México por parte de las editoriales transnacionales, pero es quizá el que más se enseña y práctica en los talleres literarios y el que más se publica en revistas impresas y sitios digitales. El cuento, casi siempre cobijado por iniciativas independientes, es el género que los amantes de la narrativa eligen para aventurarse en la escritura de su primer libro, para después saltar a la novela, o bien, es el género que defienden publicación tras publicación los maestros que saben que si la narrativa es la corona de la literatura, el cuento vendría siendo la joya luminosa.

Dentro de esa visión, Paraíso Perdido acaba de arrojar a librerías y tienda en línea una novedad que, si me apuran, es su apuesta más sólida este año en cuanto a literatura escrita con una manufactura premeditada, precisa, con ganas de perdurar en la tradición literaria mexicana. Me refiero a Cien caballos en el mar, de Alfonso López Corral, un autor menor de cuarenta años que nació en Navojoa, Sonora, cuya trayectoria está construida por un libro de poesía y dos de cuento, uno de ellos (Musiquito del talón), reconocido en 2012 por el Premio Nacional de Cuento Comala.

A primera instancia, como la mayoría de la narrativa hecha en el Norte, Cien caballos… habla de mulas transportistas de droga, de la carretera y sus retenes militares, del calor extremo y del peligro constante que sufren aquellos que aceptaron el empleo ilegal en México. Pero ojo, no se vayan con las primeras interpretaciones. Hasta aquí, cualquier despistado que odia la narrativa sobre el crimen organizado seguro dejará de leer esta reseña, dirá “¿otro libro sobre el narco?, ya chole”, y abrirá su Facebook para revisar si su escritor favorito ya dijo que odia Netflix.

Pero no, Cien caballos… no es precisamente un libro sobre el narco.

El libro de Alfonso López Corral está construido por dos ejes que confirman su oficio y la madurez que te da haber explorado ciertas preocupaciones sobre narrar el mundo de tus ojos, para después dar el salto y atender misterios que nos inquietan: el primero abunda sobre los involucrados en el crimen (algo que Alfonso ya había manejado en su Musiquito del talón), y el segundo aborda el misticismo de la rancherías olvidadas en Navojoa y cómo se ve castigado el hombre por las trampas del destino en un Norte salvaje que pocos lectores conocen: un territorio constituido por la sequedad del desierto y los cerros resecos en contraste con el bravo mar, que puede desaparecer con violencia lo que ha amenazado durante años a los hombres. Ambos ejes temáticos están urdidos por seis cuentos acomodados estratégicamente. Se lee la violencia mexicana y el Norte supersticioso.

En cuanto al lenguaje, con cada relato Alfonso se gana al lector a través de una prosa afinada, en la cual se asoma el imaginario norteamericano: la mesura de Carver, la naturalidad en los diálogos de Salinger, y la perfección estructural de Cheever. Sin descuidar, por supuesto, la jerga que nombra la vida común del noroeste, una preocupación que se agradece, que se disfruta,, pues muchos escritores ajenos a este código se han aventurado a narrar estas regiones queriendo rescatar el verdadero hablar del norteño, ultrajando su espontaneidad o impostándolo. Alfonso lo conoce y no le hace el feo a palabras como menear, guacho, pariente, macana, compa, zorrear, plebes, tracatera, desbalagado. Sólo le faltó, por su puesto, el fierro por la costera.

Pero Alfonso nos engancha con una narración contenida, sugerente. Nos recuerda que narrar no sólo es sinónimo de agilidad, sino también de dilación. La muestra está en el relato que le da título al libro (pieza que se halla en segundo sitio), al rescatar una suerte de superstición en una ranchería olvidada, mezclando ese ambiente poco común entre el desierto, el frío y el mar, para ofrecernos la historia de un hombre que accidentalmente encuentra una casa milenaria, devastada por el tiempo y el abandono, donde hay dos seres fantasmales que le rinden tributo a la aparente maldad humana, adorando la virilidad de los caballos para después sacrificarlos con la ayuda de la marea incontenible.

Este relato es uno de los más perfectos y redondos que han nacido de la pluma de Alfonso Corral y, si me permiten la apología, uno de los mejores que se han escrito en el Norte de México, sobre todo en Sonora. Si este libro hubiera llegado a mis manos las fechas en que fui jurado del concurso Libro Sonorense, sin duda alguna lo habría elegido como mi primera alternativa y lo hubiera defendido por todo el trabajo que tiene de fondo, en cuanto a lenguaje y entramado. Si alguna vez me atrevo a reunir los mejores relatos que he leído en mi historia como lector, sin pensarlo demasiado lo incluiría. Sin ignorar, por su puesto, otro cuento de este libro que habla sobre la poliomielitis y las premoniciones de una jovencita que vive en la pobreza y en la basura. Dos historias que usted, querido lector, debería leer.

¿Por qué leer este libro?

La tradición del cuento en el país es amplia, tan amplia que podríamos hacer una rosa de los vientos desde Baja California hasta Yucatán, retomando por su puesto el Centro Norte, Centro Occidente y las esquinas del Sur, que rescate nombres conocidos y desconocidos para ofrecer las características más importantes del cuento en México, tanto de sus orígenes como de su evolución. En esa rosa de los vientos hay un lugar privilegiado para Alfonso López Corral, especialmente para Cien caballos en el mar. Nosotros lo recomendamos.

Sobre Joel Flores

Joel Flores
Escritor, corredor y fiel creyente de las historias escritas. Conoce Zacatecas como la palma de su mano y Tijuana como las plantas de sus pies. Es bebedor social de caguamas y cerveza artesanal. Escribe mientras corre y viceversa.

Puede interesarte

10 Consejos para presentar libros

Te invitaron a presentar un libro y no sabes ni por dónde comenzar, estos diez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *