Home / #AsíEsMéxico / La cerveza más barata en el Centro Histórico de la CdMx

La cerveza más barata en el Centro Histórico de la CdMx

Hay tres tipos de cantina en el centro de la Ciudad de México (en general, por toda la ciudad):

1) La cantina-restaurante.
De esta hay dos tipos: donde te sirven “botana” (que es un menú completo que incluye sopa, arroz, cinco tipos de guisado, frijoles y cacahuates) y al que tienes derecho sin límite siempre y cuando cumplas con la cuota reglamentaria de tragos –que generalmente son cuatro cervezas o tres tragos “fuertes”. Este tipo de cantina es la favorita de Cazacocteles, ya que el equipo que conforma esta página come como pelón de hospicio. El mejor día para ir a estas cantinas es el viernes ya que ofrecen desde caldo de camarón hasta chamorros. Como ejemplo están “El Negresco”, “El Montecarlo” o “La Valenciana”.

El otro tipo de cantina-restaurante es aquella donde la comida es “a la carta” y que te cobran aparte de los tragos que te tomes. En ellas el menú es más completo y tienen una cocina fenomenal. Son tradicionales “La U de G” o “La Ópera”. Ahí no hay consumo mínimo de tragos, aunque el 90% de los parroquianos salen con panza de embarazados y dando tumbos. Más turístico está el “Salón Corona” o “El 420”.

2) La cantina tradicional
Aquí no hay cocina, si acaso hay una persona que te vende botanas o el mismo mesero te da cacahuates y chicharrones enchilados. Están en vías de extinción porque los chilangos queremos comer y tomar, pero estas cantinas son las tradicionales, traídas desde el Viejo Mundo. Uno va a platicar, echar una cerveza, tomar un buen trago y de ahí, a los tacos. Como ejemplo, está “El Tío Pepe”, junto al Barrio Chino o “la Nuevo León”, a media calle de Palacio Nacional.

3) Las caguamerías
Lugares donde el mayor lujo que puedes encontrar es que tu mesa esté limpia. Mesas de lámina y sillas de plástico. Caguamas baratas y, generalmente, una rocola que anima el lugar. Estos lugares están llenos de estudiantes que se escapan furtivamente de su escuela para irse al rincón más escondido y besarse con ímpetu, y sabor a cerveza Victoria. Caguamerías hay muchas: la zona de Bucareli está llena de ellas (como “El Pollo Rock”) o, en el corredor Regina, está el “Restaurante Dzib”.

Hay otros lugares para tomar cerveza, pero de esos no nos vamos a ocupar porque lo que buscamos es encontrar lo más bara bara pa’ la raza. Dejemos fuera los depósitos de cerveza artesanal y los restaurantes fifí. Y vayamos a lo que nos importa ¿cómo andamos de precios?

***

Hay una manera sencilla de sacar la cuenta: tomando como referencia el precio de la cerveza salida de la tienda. En el momento de escribir este post, una botellín de cerveza ronda entre los 15 y los 20 pesos, dependiendo de la marca.

Así, el restaurante-bar con botana te vende la cerveza tres veces más cara que en la tienda (digamos, 45 pesos) y para que puedas comer como náufrago tienes que tomarte 4. Es decir, que es como si compraras 12 botellas de la tienda, ¡pero bien comido! Aunque, claro con el menú del día, no se vale pedir otra cosa.

 

El restaurante- bar con comida a la carta tiene una variedad más amplia. Un tarro de cerveza puede costarte 4 veces más que en la tienda, pero son lugares muy cómodos, para quedar bien y platicar. En los platillos la diferencia de precio es aún mayor: una buena torta de El 420 ronda los 70 pesos, contra un taquito del Corona, que cuesta 25.

 

Por otro lado, en la cantina tradicional la cerveza cuesta el doble que en la tienda (acaso un poquito más). También los tragos fuertes son más baratos que en los lugares donde te sirven comida (por obvias razones) y están mejor servidos: la hábil mano del cantinero te puede servir un poco más de alcohol en tu vaso. Si compras una botana extra, no debe de costar más de 15 o 20 pesos.

 

Pero si uno quiere beber hasta olvidar el nombre, las caguamerías son la opción. Comprar una caguama es barato por naturaleza (digamos que cada botellota es como tomar tres cervezas normales) y en estos lugares te los dan al doble del precio de tienda. Es más: si uno anda de suerte puedes agarrar una promoción de tres caguamas por el mismo precio de lo que cuestan 10 botellines. ¡Casi al precio! Es lo más cercano a tomar en tu casa, pero con los amigos.

**

¿Entonces cuál es el lugar más barato para echar una cerveza? Indudablemente, las caguamerías pero esos son lugares donde nomás van los iniciados. ¿Quieres comer y tomar? Vete a una cantina con botana. ¿Una cervecita de pasada? Una cantina tradicional. Pero si quieres comer bien, tomar y estar en un lugar bonito, vete a las cantinas a la carta. Es decir esto:

¡Esta sí es información que cura!

Sobre Guillermo Guerrero

Guillermo Guerrero
Blogger primigenio, locutor de radio y periodista. Conoce los secretos y rincones más oscuros de la Ciudad de México. Bebedor legendario de cubas con Ron Matusalem.

Puede interesarte

¿Qué tanto discriminas cuando vas a la cantina?

¿Neta? ¿Hay discriminación en el simple acto de echar un trago? Piénsalo dos veces. ¿Te …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *