Home / Estilo de Vida / ¿Llegó la hora de vivir solo? ¡7 tips para independizarte!

¿Llegó la hora de vivir solo? ¡7 tips para independizarte!

¿A tus 30 años sigues viviendo con tus papás? Según el INEGI estás en el promedio nacional.

Uno ve las series de televisión gringa, donde los jóvenes se salen a los 18 años para irse a la universidad y, de ahí, a vivir solos. Luego volteamos a ver nuestra realidad mexicana *snif snif* y nos encontramos con que solo el 4.2% de los chicos menores de 29 años logran independizarse –la mayoría de ellos para formar una familia– y solo el 21% por tener verdaderas ganas de salirse de casa (y, créelo o no, la gente del campo se independiza más joven que la de la ciudad).

Así que no te sientas mal si ya te estás acercando a los 30 y todavía vives con tu familia (por lo menos entras dentro de la media nacional). No es por falta de ganas sino –según el INEGI– son los bajos salarios los que impiden que te vayas a vivir solito: si bien la recomendación es que solo uses el 30% de tu sueldo en gastos de casa (incluyendo renta), todos sabemos que eso no pasa. Así que si ya se te metió el gusanito de irte a vivir solo, te damos 7 buenos consejos para que no la vayas a regar:

 

Seguramente tu primer depa será chiquitito

¡Por lo menos al principio! A menos que hayas conseguido un sueldazo es probable que tu primer departamento sea pequeñito, oscuro y en una colonia popular. No es como antes, cuando vivías con tus papás, cuando tenías un cuarto limpio y una sala dónde sentarse (¡y no los huacales que conseguiste para sentarte!). ¿Pero sabes qué? ¡Está chido! Seguramente tus papás comenzaron igual y con un poco de organización te harás de tus cositas 🙂

via GIPHY

No gastes de más

¡LIBERTAAAD! ¡Por fin puedes decorar tu departamentito como quieras! ¡Paredes pintadas de negro! ¡Una cabeza de dinosaurio en la pared! ¡Pero ESPERA! ¿Es necesario que compres todo eso desde el principio? Cuando vas al súper, ¿es necesario que compres esa lata de chiles que viene de la India? Si te alcanza, adelante, pero analiza tus prioridades. Otro buen tip: aparta una lana para imprevistos. Siempre hay imprevistos cuando vives solo (desde enfermedades hasta cañerías que se rompen) ¡ahorra!

via GIPHY

Lleva un control de tus gastos.

Hay cosas intocables: la renta es una de ellas. La luz, el internet y la comida, son básicos. La manera más fácil de hacerlo es hacer sobrecitos e ir separando tus gastos (o si puedes tener todo en tu tarjeta sin la tentación de gastártelo, adelante, aunque al principio cuesta trabajo). Muchos llevan una libreta de gastos para saber cuánto pueden ahorrar. Si vives solo, es importantísimo que lleves un control de todo y no regreses a casa de tu mamá con cara de “¿no me da para un taco?”.

via GIPHY

¡Esa casa no se va a limpiar sola!

Créenos: no hay ninguna cosa que de más orgullo que tener tu casa decente. Trapea, lava trastes y lava regularmente tu ropa (¡incluyendo la de la cama!) para que demuestres a los demás que sí puedes valerte por ti mismo. Tampoco es que todos los días laves el piso a cepillo, pero con que no vivas con un enjambre de moscas, es suficiente.

via GIPHY

Compra cosas que duren.

Es mejor tener pocas cosas en tu casa pero que sean buenas, a tener un montón de basura. Si solo te alcanza para comprar un sillón, que sea un buen sillón (¡el precio no está peleado con la calidad!). Cuando vas empezando el mayor error es comprar cosas que se rompen a la primera y tienes que gastar el doble. Hazte de un buen sartén, un refri pequeño que funcione bien o una buena silla para trabajar aunque cuesten un poquito más.

via GIPHY

Escoge sabiamente a tu roomie.

Si vas a compartir casa tienes que dejar las cosas súper claras desde el principio: respeten las reglas que tengan respecto a lavar trastes o limpieza de baño. Si decidieron llevar visitas, que las borracheras no interfieran con tu vida laboral. Si comparten gastos, no se vale que digas “¿me prestas para la renta este mes?”. Respeten la vida personal y durarán mucho juntos (¡suena como a matrimonio, qué miedooo!).

via GIPHY

¿Regresaste al nido? ¡No hay problema!

Si te fue muy mal en tu vida independiente, debes de saber que cerca del 60% de los jóvenes de menos de 25 años regresa a casa de sus papás. No es el fin del mundo, pero sabemos que te puedes sentir muy mal. ¡Ni modo! Analiza qué fue lo que falló e inténtalo de nuevo. Tal vez fue solamente una mala racha que tuviste: la vida no siempre sale como queremos ¿y qué?.

via GIPHY

¿Qué fue lo más difícil que te ocurrió cuando te independizarte? ¡Cuéntanos!

 

Sobre Guillermo Guerrero

Guillermo Guerrero
Blogger primigenio, locutor de radio y periodista. Conoce los secretos y rincones más oscuros de la Ciudad de México. Bebedor legendario de cubas con Ron Matusalem.

Puede interesarte

¡Llévele, llévele! Para el fan de #StarWars

En cazacocteles nos gusta hacer la tarea por ti, sabemos que todos tenemos al menos a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *