Home / #AsíEsMéxico / ¿Por qué le ponemos el zapato a los Reyes Magos?

¿Por qué le ponemos el zapato a los Reyes Magos?

Si eres mexicano y creciste en el centro y sur del país, conoces la tradición de dejarle el zapato a los reyes magos la noche del 5 de enero para que te dejen un regalito si te portaste bien durante todo el año. Esto es más común según me dicen mis fuentes en la Ciudad de México y en otras partes se usa esperar al niño dios el 25 de diciembre y ya si andan buena onda los reyes también llegan, sino habrá que conformarse. En el norte de México los niños esperan a Santa Claus y salvo que sus papás les prohiban creer en “inventos capitalistas”, todos hablan del gordito y ni saben por qué se parte la rosca, mucho menos eso de poner zapato.

Pero, ¿por qué le ponemos el zapato a los reyes magos?

Si lo googleas todo lo que leas va a decir exactamente lo mismo, montón de artículos parafraseados con versiones no tan convincentes, ahí te van:

1. Dos niños vecinos del niño Jesús sintieron lástima por verlo siempre descalzo y decidieron darle sus zapatos, pero como estaban sucios los lavaron y pusieron a secar por la noche en la ventana y al despertar se encontraron con dulces y regalos porque en su paso por ahí los Reyes Magos al ver el bello gesto los recompensaron, pero cualquier curioso podría preguntar, ¿los niños vivían cerca del pesebre?, ¿viajaron al futuro y vieron a Jesús jugando descalzo ya más grande? ¿también siguieron la estrella, se escondieron atrás de un borrego para ver al recién nacido sin zapatos y volvieron a casa para prepararle sus zapatos de niño mayor que de todos modos no le quedarían al bebé que aunque fuera hijo de Dios no caminaba todavía?, ¿Melchor, Gaspar y Baltazar volvían cada año a la casa de los JMJ y fue entonces que vieron el hermoso gesto de los vecinitos?

2. Los pobres en Holanda por allá del s.XV llevaban sus zapatos a la iglesia el 5 de enero, ahí los ricos iban a depositar limosna en los zapatos para que la gente fuera a la mañana del 6 a ver qué les habían dejado. Muchas preguntas otra vez, ¿qué tan pobres eran los pobres en Holanda? Si eran tan pobres como en México seguro tenían solo un par de zapatos, entonces debían volver con un pie descalzo a casa y volver a la mañana siguiente otra vez sin un zapato.

3. Dicen los abuelitos más sabios que es necesario poner el zapato para que Melchor, Gaspar y Baltazar sepan el sexo y la edad/talla de los niños en casa y así saber qué regalo dejar. Esta es la versión que más me convence y con la que me quedo para explicar por qué se pone el zapato y no una canasta, cubeta o cualquier tipo de recipiente si de todos modos el PS4 o el cachorro que pidieron los chamacos no va a caber en las zapatillas.

¿Conoces otra versión? ¡Cuenta, cuenta!

Sobre Flor Cervantes

Corredora de largas distancias, escribe, ríe todo el tiempo, platicadora, ve Friends por las noches y tiene tres perros, sí tres. Le entra sabroso al whisky en las rocas, también le da por cantar y bailar en donde se pueda.

Puede interesarte

Sabemos que viste alguna de estas piezas de ‘Art Nacó’

Modas van, modas vienen. Lo que antes era elegante, hoy es… espantoso. ¿A quién se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *