Home / Tragos de autor / Guillermo Guerrero / De bibliotecas en la era digital

De bibliotecas en la era digital

En este Trago de Autor, Guillermo Guerrero analiza la búsqueda de información en las bibliotecas tradicionales.

Hay una escena de la película Seven en donde el detective Somerset (interpretado por Morgan Freeman) entra a una biblioteca y reprende a los vigilantes del lugar, diciendo:

– Caballeros, nunca podré entenderlos. Todos estos libros, todo este conocimiento a sus pies ¿Y ustedes qué hacen? Juegan póker toda la noche.

Durante muchos años pensé que esta escena en particular resultaría risible en el futuro, por anacrónica. ¿Quién querría regresar a una biblioteca teniendo todo el poder de Google en la punta de los dedos? Yo mismo me considero un buen buscador en internet y casi siempre he encontrado lo que necesito con unos cuantos clicks.

Pero ha pasado algo últimamente. Tendrá unos cinco o siete años que la información es la misma, en todos los sitios que visitas. La razón es obvia: muchas empresas quieren tener su propio portal de información. Redactores, comunicólogos y articulistas son reclutados para tener “lo último de la noticia”. Si es el día de la enfermera, todos los portales quieren tener algún contenido relacionado. Si viene el día de muertos, todos quieren explicar qué significan los elementos de las ofrendas. Yo mismo he trabajado en empresas donde lo importante es la inmediatez más allá de la profundidad del texto.

La inmediatez hace que, en su mayoría, los redactores recurran al Wikipediazo. Una revolcadita al texto y listo. Dos o tres palabras cambiadas a un boletín de prensa, y ya: contenido original. ¿Lo han notado? Internet se está llenando de páginas y páginas que ofrecen exactamente lo mismo.

***

Así que regresé a la biblioteca. A pocas calles de mi casa está una de las mejores: la Biblioteca de México. Un acervo impresionante de libros, colecciones y documentos que puedes consultar sin costo. Y cada vez que regreso a ella, me doy cuenta lo valioso que resulta conservarla.

La organización bibliotecaria permite encontrar lo que necesitas de manera sencilla. Si lo quieren ver de manera moderna, el cerebro hace los hiperlinks cuando estás frente a un estante: tal vez busques algo sobre la historia de los pasteles, así que tomas un recetario viejo, un libro de crónicas y uno sobre historia mexicana. Ves el índice, los pies de página, los anexos. Tal vez llegaste buscando algo sobre el día de los bomberos y encontraste una buena historia sobre cómo apagaban los incendios en la Colonia.

La alternativa a esto será (como seguro muchos piensan) que se digitalicen todos los libros del mundo. Que todos y cada uno de los ejemplares que se han publicado en la historia de la humanidad se pasen a un formato digital y uno no tenga más que escribir “historia de los totopos” y ¡voilá! saldrá un dato que nadie tenga (¿en serio?). Me he encontrado ediciones rarísimas de libros conocidos que tienen, en un pequeño rincón, ese dato mágico que estaba buscando y me pregunto cómo podría encontrarlo de no ser porque estuve escarbando en los estantes.

Así que ese es mi consejo para todos aquellos editores y redactores de la era digital: no desdeñen a las bibliotecas tradicionales. Sé que la primera reacción es decir “este Memo ya está viejo” (lo cual es verdad a medias), pero escudriñar entre los libros hará que sus textos sean más relevantes y no sean solamente el copy-paste de un pastiche que alguien se inventó. De hecho, y si lo quieren ver así, traer ese mundo de los libros tradicionales a nuestro universo digital contribuye a enriquecer el conocimiento a largo plazo.

 

Sobre Guillermo Guerrero

Guillermo Guerrero
Blogger primigenio, locutor de radio y periodista. Conoce los secretos y rincones más oscuros de la Ciudad de México. Bebedor legendario de cubas con Ron Matusalem.

Puede interesarte

De presentaciones y viejas amistades

Hola. Me llamo Guillermo Guerrero. Vivo en internet. En 1996 trabajaba yo en la UNAM, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *